lunes, 14 de marzo de 2011

Memoria histórica


Cualquiera que no haya oído hablar de Naomi Klein, y contemple su imagen en fotografías o en alguna de sus múltiples conferencias, seguramente se sorprenderá al encontrarse con la fuerza y la crudeza con la que, esta atractiva mujer, narra sus muy documentadas investigaciones.

He pasado algunas semanas siguiendo la trayectoria de esta mujer, comprometida con los derechos humanos, leyendo sus libros y viendo sus conferencias y documentales.

En su libro "La doctrina del shock - el auge del capitalismo del desastre", revela las atrocidades cometidas por los dictadores y sus juntas militares, en América del Sur entre las décadas de 1960 y l980. Narra las torturas sistemáticas, las desapariciones de personas, generalmente relacionadas con la izquierda política o sindical, los secuestros de niños de padres encarcelados, el apoyo a las dictaduras por parte de multinacionales locales, que elogiaban las reformas políticas y económicas que llevaban a cabo los dictadores mediante la implantación del terror.

Augusto Pinochet y Videla

Estos dictadores pretendían limpiar la sociedad y la cultura de comunistas y gente de izquierdas, llevando a cabo las torturas y asesinatos que fuera menester, con tal de proporcionar un ejemplo claro del futuro que les esperaba a cualquiera que tuviera pretensiones de agruparse en torno a algún tipo de reivindicación (solo se toleraban las reuniones para asistir a los partidos de football y a los desfiles militares).

A Víctor Jara le cortaron ambas manos en el Estadio Nacional de Chile, convertido en campo de prisioneros, para que no pudiera tocar la guitarra y después lo mataron con más de 40 balazos, para que sirviera de escarmiento.

Algunas multinacionales como Ford, General Motors y Mercedes Benz, hicieron su agosto colaborando con las dictaduras a cambio de militarizar sus fábricas y limpiar de sindicalistas sus factorías. El Ford Falcon conocido como "el coche de la muerte", fue símbolo terrorífico del automóvil utilizado para los secuestros y desapariciones.

Cientos de niños fueron robados a sus padres mientras se encontraban en las cárceles o eran victimas de torturas o desapariciones. Con ellos se pretendía hacer un experimento de "pureza" entregándolos a familias garantes de su ideario político.

Reunión de los Chicago Boys en Chile
Mientras la sociedad estaba aterrada por la represión ejercida por las juntas militares, los "Chicago Boys", término con el que se conocía a los seguidores de las ideas económicas del libre mercado auspiciadas por Milton Friedman, aprovechaban para recetar la medicina que curaría a estos países de su inflación, eliminando todas aquellas fuerzas que pusieran freno a que el mercado se equilibrara por sí mismo.

Seguro que aunque hayan transcurrido algunos años, el recetario les suena: privatizaciones, desregulación económica, recortes del gasto social y suspensión de derechos laborales. Ahí estaba la cura que parece que aún no ha sido superada y que sigue valiendo en estos momentos de crisis.

Baltasar Garzón
Pero yo quería hablar del Juez Baltasar Garzón, que estos días declara ante el TS, después de haber sido apartado de la Carrera Judicial. Ha sido victima de grupos de ultra derecha, y de los celos profesionales de sus compañeros de carrera, que no toleraban sus deseos de protagonismo.

Y las pretensiones de este Juez, no eran otras que abrir un Proceso Judicial para investigar los crímenes de la dictadura franquista. Proceso que ya no veremos, por que será difícil que otro Juez se atreva a investigar dichos crímenes, habida cuenta de como se la gastan estos chicos de la extrema derecha.

Hitler y Franco en Hendaya

La verdad indigesta, y podría abrir un debate que fue cerrado en falso cuando nació nuestra bien amada democracia. Pero en España hubo crímenes y atrocidades de todo tipo, como los que se llevaron a cabo en America del Sur por dictadores de la "familia" de nuestro dictador local, ¿No les parece que la impunidad de los crímenes cometidos es peor que las disputas políticas que pudieran producirse? ¿Acaso nuestros políticos no sabrían estar a la altura de la importancia del tema? Parece ser que no.



Cuando se habla de exportar nuestra democracia a otros países, en su transito para salir de la oscuridad de sus dictaduras, no puedo dejar de acordarme que una "Verdad incómoda" no ha salido a la luz en nuestro país. Si se abriera este Proceso, daría credibilidad y fortalecería nuestra democracia.

Que mejor momento para recordar las palabras de George Santayana: "Aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo"

Un poco de música en recuerdo de Federico García Lorca, víctima de su adscripción política y condición sexual durante la guerra civil.


Pequeño Vals Vienés
Enrique Morente
Descansa en paz

1 comentario:

  1. Hola! Una entrada muy buena e interesante.
    Felicidades!!!

    ResponderEliminar